lunes, 21 de mayo de 2007

Antecedentes del proceso de independencia de Chile


La Independencia Americana es un proceso histórico que recae sobre todas las colonias hispanas a principios del siglo XIX. Los antecedentes se generalizan sobre todas estas y Chile no es la excepción. La combinación de estos antecedentes da pie a los cambios en la mentalidad de las personas, en este caso de los criollos. Los hombres son los portadores de la fuerza necesaria para realizar los CAMBIOS que van dando vida a la HISTORIA y a los PROCESOS que van marcando el avance o el retroceso de esta.
Los hombres van cambiando con su tiempo o sus tiempos los van cambiando a ellos. En el proceso de Independencia los hombres fueron los responsables de las nuevas formas de organización y de las luchas que finalmente determinarán las Independencias de las naciones Hispanoamericanas.

FACTORES DETERMINANTES EN LA
INDEPENDENCIA.

Descontento Criollo: La sociedad colonial tenía muy marcadas las diferencias entre los grupos sociales. Entre españoles peninsulares, criollos, mulatos, mestizos, negros, indios.
Sin embargo, la más notable diferencia estaba entre peninsulares y criollos (españoles nacidos en América). Estos últimos reclamaban constantemente por los privilegios que los peninsulares tenían en las tierras que los criollos consideraban propias de nacimiento; los grandes cargos administrativos dados por la corona estaban en manos de peninsulares enviados directamente para tal función, igualmente ocurría en la Iglesia, las altas autoridades eran peninsulares. Existían sacerdotes, regidores, y otros funcionarios que eran criollos, pero la preferencia era notable y el descontento era obvio.
Sentimiento de Nacionalidad: Desde que los españoles llegaran a América, había surgido un sentimiento particular sobre la nueva tierra que prometía riquezas y un Nuevo Mundo. En la medida que fueron pasando las generaciones y los nacidos en los nuevos confines el SENTIMIENTO DE PERTENENCIA fue haciéndose más fuerte y no se notaría sino hasta fines del siglo XVIII y principios del XIX, cuando la Monarquía comienza a decaer y los problemas externos de la Corona recaen fuertemente sobre las Colonias Americanas, como la acefalía monárquica. Es entonces cuando estos sentimientos se unirán en torno a un solo fin, la felicidad e independencia de las nacientes patrias americanas.
Influencia del Liberalismo: Este pensamiento abarcó principalmente economía y política, abriendo puertos, estableciendo decretos de Libre Comercio, generando constituciones y revoluciones libertarias como las de Estados Unidos y Francia.
Revolución Francesa: La teoría de la revolución en Francia está basada en la lucha del pueblo contra los privilegios de la nobleza y en la forma de gobierno que involucre al pueblo como legítimo portador del poder, quien lo entrega a un cuerpo representante apto para gobernar. Estas bases y los conceptos de LUCHA, IGUALDAD, SOBERANÍA POPULAR, fueron extraídos de esta revolución. La Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano se convierten en el estandarte documentado.
Declaración Independencia de Estados Unidos: En tal caso, las Colonias del Norte se convierten rápidamente en el ejemplo más cercano y real a la lucha por la Independencia de la Corona dominante. Tal ejemplo cobra la fuerza necesaria para que la declaración de Independencia de los Estados Unidos, de 1776, sea el referente en forma y fondo de las declaraciones de independencia de las colonias hispanoamericanas. Fuera de esto, la nueva Patria de Estados Federados brindará constantemente el apoyo político a las Colonias Americanas. Los Ensayos constitucionales serán reflejos del Federalismo Norteamericano en muchos países, como México, Argentina y Brasil. En Chile sólo quedaría como un ensayo más.
Fuente: www.odisea.ucv.cl