viernes, 25 de mayo de 2007

La Protesta y Masacre de Tiananmen




La frustrada "revolución" en China: la matanza de Tiananmen

Nota: Debemos aclarar a los estudiantes que se ha respetado el título original del artículo, aunque para ser precisos el concepto de Revolución, generalmente, se ha referido históricamente a aquellos acontecimientos que han cambiado, a partir de sus concecuencias, el devenir de un grupo humano o la sociedad completa en los ámbitos políticos, económicos, culturales y sociales, aspectos que en la República Popular China, después de la protesta y masacre de Tiananmen, no se modificaron, según nuestro personal punto vista.

La muerte de Mao Zedong abrió una profunda crisis política en la China comunista que finalmente concluyó en 1980 con el ascenso al poder de Deng Chiaoping. Con la nueva dirección China se abrió a Occidente: Deng viajó a Washington, se firmó un acuerdo comercial chino-japonés y se llegó a un arreglo amistoso con el Reino Unido para la vuelta de Hong Kong a la soberanía china. Paralelamente, se emprendió una profunda reforma económica introduciendo elementos puramente capitalistas como la limitación del control estatal, los incentivos a la producción y al consumo y la apertura a las inversiones extranjeras.
El éxito económico fue espectacular y el país crecía a fines de los ochenta a tasas superiores al 10% interanual del PIB. Sin embargo, en el caso chino no se aplicaron reformas de tipo político, las libertades civiles y políticas estaban ausentes y el Partido Comunista siguió manteniendo férreamente el control político del país.
Los ecos de la perestroika llegaron hasta china y en 1989 una oleada de protestas, principalmente protagonizadas por estudiantes, recorrió la geografía china. La "Primavera de Pekín" floreció y el 20 de mayo de 1989 le situación estaba fuera del control de las autoridades comunistas, más de un millón de manifestantes llenaron las calles. El 29 de mayo, los estudiantes demócratas erigieron una estatua en la plaza de Tiananmen a la "Diosa de la Democracia".
Mientras se jugaba una partida interna en la cúspide del poder comunista entre partidarios de la negociación y defensores de la represión. Finalmente, estos últimos se impusieron y el 3 de junio de 1989, unidades militares del Ejército Popular Chino aplastaron la revuelta. Pese al secretismo de las autoridades chinas, se calcula en centenares de muertos y miles de detenidos el coste social de la represión.

LA “MATANZA DE TIANANMEN SEGÚN UNA TESTIGO EN 1989

Chai Ling, de veintitrés años, líder del movimiento estudiantil Pro- democracia en Pekín, escapó el 4 de junio de la matanza de inocentes estudiantes y defensores civiles en la plaza de Tiananmen por soldados profesionales del comunista «Ejército de Liberación del Pueblo).
La estudiante graduada en Psicología por la Universidad Normal de Pekín hizo una dramática descripción, el 8 de junio, al contar los sucesos que habían ocurrido en la plaza de Tiananmen. Contó cómo 4.000 estudiantes y sus defensores podrían haber muerto ante las armas de fuego comunistas y bajo las pisadas de los tanques del Ejército del Pueblo. (...)
"La situación empeoró entre 8 y 10 p.m. del 3 de junio y el Cuartel General llamó a una conferencia de prensa para informar a los periodistas de los hechos que estaban teniendo lugar (...).
A las 10 p.m, la «Universidad de la Democracia de la plaza de Tiananmen» fue fundada. El diputado Chang Ckeng-li fue nombrado presidente. La gente nos felicitaba. El Cuartel General empezó entonces a recibir un mensaje de emergencia tras otro. La tensión crecía. Nos informaban que la sangre corría en la calle Changan, los soldados empleaban tanques, bayonetas y gases lacrimógenos. Disparaban a la gente. Los cuerpos estaban amontonados en la calle Chang-an con sangre sobre sus pechos. Los estudiantes comenzaron a llegar a la plaza con sangre en las manos, pechos y piernas.
Después de las 10 p.m. del 3 de junio, el Cuartel General pidió calma (...). Los estudiantes nos sentamos en la plaza a esperar ser sacrificados. En este momento, desde los altavoces de alrededor del Cuartel General, se oía la canción «El heredero del Dragón». (...)En la mañana del 4 de junio, el Cuartel General decidió no movilizar a los estudiantes, éstos eran reacios a salir. La primera línea era la más firme y los que iban detrás pensaban mantenerse en silencio aun cuando la primera línea de estudiantes fuera atacada y asesinada (...) Los estudiantes cantaban «La Internacional» y fueron a negociar con el ejército pidiendo que les permitiera retirarse pacíficamente, pero antes de conseguirlo los soldados se precipitaron con sus bayonetas hacia el monumento empezando a disparar (...) Los estudiantes comenzaron a retirarse, algunos pensaban que las tropas sólo les arrestarían, pero los tanques comenzaron a pasar sobre los estudiantes que dormían en tiendas de campaña. Posteriormente, las tropas rociaban con gasolina los cuerpos convirtiéndolos en antorchas (...). El símbolo del movimiento prodemocrático, la diosa de la democracia, fue derribada por una columna de tanques [ :
Los estudiantes queríamos regresar a la plaza para protestar por tal brutalidad, pero los ciudadanos nos persuadieron de ello (...)
En un muro de una organización cercana había un eslogan «Propugnar una política correcta del partido». La radio retransmitía «Esto es un motín, debemos mantener el orden en la capital» (...).
Cuando regresamos a la Universidad de Pekín supimos que a las 10 p.m. del 3 de junio, el primer comunista, Li Peng, había dado tres órdenes: 1) las fuerzas armadas abrirían fuego en la parte superior de la plaza rápidamente; 2) las tropas deberían limpiar la plaza al alba, y 3) deberían detener a los lideres estudiantiles y matarlos sin dilación."