jueves, 22 de enero de 2015

La educación en tratamiento intensivo

LA EDUCACIÓN EN TRATAMIENTO INTENSIVO

Señor Director del Diario Austral de Temuco.

Aunque  yo  no  soy partidario incondicional del actual gobierno y más bien me inclino hacía posturas más progresistas, veo con  buenos ojos y una dulce expectativa los cambios que se están proponiendo respecto de nuestra tan  comentada y desprestigiada  educación.

 Desde eliminar el lucro en todas sus formas,  hacer desaparecer el copago en los establecimientos subvencionados por el estado; cambiar el pago de subvención hacía uno por matrícula y no por asistencia, entre otras medidas; sin duda oxigenan a un paciente que debe tener tratamiento intensivo antes que todos sus males estructurales terminen por enviarlo a la tumba del mercado y al bolsillo de quienes jamás tuvieron la intención de educar sino más bien de lucrar inescrupulosamente sobre el lomo de un Estado que sabrosa sangre  les ofrecía a los parásitos.

En efecto, muchos sostenedores se han enriquecido no a costa de su creatividad, innovación, sacrificio personal, etc , sino que al amparo de un estado que ha despilfarrado dineros públicos en alimentar la ambición de sostenedores que bajo el argumento de la libertad de enseñanza, proyectos pluralistas y cuanto perogrullo  existe, no han hecho más que entorpecer el trabajo vocacional  de  profesores y directivos que con  verdadera creatividad, innovación, sacrificio personal mantienen viva, pero en la UTI a nuestra educación.     

Pablo A. Oporto A.

Profesional de la educación