viernes, 9 de noviembre de 2007

LA EPOCA MODERNA

Estimados estudiantes, el próximo documento deben leerlo y comprenderlo, ya que a partir de este último se llevará a cabo una evaluación que se dará a conocer en el momento oportuno.
Antecedentes
Gracias a la desintegración del mundo medieval y al intercambio comercial entre Europa y Bizancio, producto de las Cruzadas, se comienzan a producir profundos cambios en la vida cultural, literaria, artística y política de Europa. La Época Moderna es la culminación de los cambios que se dieron a fines de la Edad Media, cuando comienza a desarrollarse un sentimiento de admiración a las obras de la antigüedad greco-romana.

El Humanismo:
La Época Moderna se caracteriza por el predominio de una nueva corriente de pensamiento que pone en el centro de sus preocupaciones al ser humano, en contraposición a las corrientes teístas que ponen a Dios o a varios dioses como centro de interés. La mirada cambia, se traslada desde Dios hacia el ser humano. Estamos hablando del humanismo.
El humanismo puede definirse como la dimensión intelectual del Renacimiento. Su nacimiento se ubica en Italia, en ciudades como Roma, Venecia y especialmente Florencia, desde donde se difundió hacia otros países de Europa, fundamentalmente los Países Bajos. Los humanistas quisieron dar respuestas a las interrogantes de su época recurriendo tanto al cristianismo como a la filosofía grecolatina, creando un sistema intelectual caracterizado por la supremacía del hombre sobre la naturaleza. Su intención fue la de desarrollar el espíritu crítico y la plena confianza en sus propias posibilidades.
Algunos de sus representantes fueron Gianozzo Manetti, Marcillo Ficino y Picò della Mirandola, quien probablemente fue uno de los primeros en usar la palabra humanismo para caracterizar a este nuevo movimiento. En Florencia se crea una importante Academia con el apoyo de los Médicis, y surgen mecenas –personas con poder económico o político- que apoyaron, protegieron y recibieron en sus palacios a los nuevos creadores. Protegidos por los mecenas, muchos intelectuales y artistas pudieron materializar sus obras.
Otro de los pensadores humanistas importantes fue Erasmo de Rotterdam (1466-1536), autor de El Elogio de la Locura, Enquiridión, y Coloquios. Fue creador de una corriente denominada erasmismo, que se difundió por toda Europa y tuvo una duración de más de un siglo. Fue el mayor crítico de las estructuras de la iglesia del siglo XVI y muchos de sus discípulos se convirtieron al protestantismo. Abogó por mayor instrucción para el pueblo y por una piedad auténtica alejada de la superficialidad. Influyó en diferentes pensadores de su época, como por ejemplo, en el italiano Maquiavelo, autor de El Príncipe; el inglés Tomás Moro, autor de Utopía; el francés Montaigne y los españoles Luis Vives y Elio Antonio de Nebrija.
Una de las principales características de esta nueva mirada del mundo fue el individualismo. Una recuperación de la esencia humana considera al ser humano tanto en su aspecto espiritual como en su exterioridad, su relación con la naturaleza y su belleza. Se desarrolla su afán aventurero y el lujo y la riqueza como recompensa a su esfuerzo individual; los escritores escriben de lo humano y tienen la posibilidad de difundir sus ideas con la invención de la imprenta de tipos, que se llevó a cabo en Alemania por Gutemberg en 1440.
El Renacimiento
El arte del Renacimiento se caracteriza por ser un arte de la idealidad a la que se aspira. Así, se representa el cuerpo desnudo con toda su potencialidad expresiva y belleza a partir del estudio de las proporciones matemáticas y geométricas de lo corporal.
En alguna medida, las principales ciudades italianas se convirtieron en lo que habían sido las griegas: ciudades llenas de lujo y vida cultural en las cuales los mecenas, los Médicis en Florencia y los mismos Papas apoyaban la obra de los artistas.
En el siglo XV, cada uno de los artistas va resolviendo las dificultades de la técnica: Piero della Francesca estudia la luz; Massacio estudia la figura humana; Fra Angélico el color y la sensibilidad; Pollaiuolo y Signorelli la anatomía, etc., llegando a la síntesis del Renacimiento con sus tres más grandes representantes:
Leonardo da Vinci, genio solitario que abarcó múltiples facetas del conocimiento;
Rafael, ejemplificó el espíritu clásico de la armonía, la belleza y la serenidad;
Miguel Ángel, encarnó el poder creador y concibió varios proyectos, inspirándose en el cuerpo humano como vehículo esencial para la expresión de emociones y sentimientos.
Fuera de Italia destacaron los artistas alemanes Alberto Durero y Hans Holbein el Joven. En los Países Bajos Joachim Patinar, Pieter Brueguel el Viejo y Hieronymus Bosch.
Dentro de este periodo se distinguen tres fases:
a) Protorrenacentista: se extiende del siglo XIII hasta finales del siglo XIV
b) Il Cuattrocento: se desarrolla durante gran parte del siglo XV en Florencia
c) Alto Renacimiento o Cinquecento: se desarrolla entre los años 1490 al 1527 en Roma y a el pertenecen las figuras mas representativas de este periodo, como L. da vinci o Miguel Angel

Los inventos del renacimiento
Los inventos de este período jugaron un papel fundamental. Recordemos que los hombres del Renacimiento eran aventureros y con mucha confianza en sus capacidades individuales, lo que explica los nuevos descubrimientos llevados a cabo en este período. Por otra parte la imprenta produjo un enorme cambio debido a la posibilidad de difundir las ideas con un volumen y una rapidez jamás experimentadas hasta ese momento.
La difusión de los conocimientos geográficos del griego Ptolomeo (siglo II), el Imago Mundi de Pedro D’Ailly, sumado a las ideas del cosmógrafo florentino Toscanelli, daban credibilidad a la teoría de que la tierra era redonda, mientras la idea de que la tierra fuera plana solamente era sostenida por una masa ignorante y/o supersticiosa.
La cartografía realizada por los árabes, genoveses, portugueses y mallorquines permitió a los nuevos navegantes tener un conocimiento cabal de las costas del viejo mundo. Además, el reemplazo de los barcos medievales por las carabelas y las naos, que agregaron a las velas cuadradas una vela triangular conocida como latina, les permitió aprovechar todos los vientos y poder navegar en alta mar sin tener que estar siempre pendientes de la costa.
La brújula, cuyo descubrimiento se atribuye a los chinos, permitió navegar en el mar teniendo conciencia de los puntos cardinales, mientras que el astrolabio, que permite determinar la latitud y la longitud, resultó determinante para la expansión de la navegación. Estos instrumentos permitieron que los europeos del siglo XV se aventuraran más allá de las rutas conocidas hasta ese momento, permitiendo, por consiguiente, el descubrimiento del continente americano. Por otra parte, el hallazgo de la pólvora implicó un cambio radical en las reglas de la guerra.
La ciencia renacentista, en tanto, sentó las bases de la ciencia moderna, centrada en la búsqueda de la explicación de los fenómenos a través de la razón y la experimentación. El prototipo del hombre renacentista fue Leonardo da Vinci (1452-1519), pintor y estudioso del cuerpo humano y del movimiento. En la astronomía, Nicolás Copérnico dio a conocer su revolucionaria teoría, conocida como heliocentrismo, que postulaba que el Sol se encontraba en el centro del universo. En la medicina se produjeron avances tan importantes como el descubrimiento de la circulación de la sangre, realizado por Miguel Servet, quien murió en la hoguera condenado por hereje.
Ruptura Religiosa: Reforma y Contrarreforma

El mundo anterior a la Reforma
El desarrollo de las monarquías nacionales, entre otras causas, dio lugar a que el Papa perdiera paulatinamente dominio e influencia sobre los diversos Estados de la cristiandad.
Los valores que inspiraron a la Iglesia durante la Edad Media fueron perdiendo vigencia frente al lujo en que vivían los papas durante el siglo XIV, por lo que se produjo un conflicto entre el deber ser de la Iglesia y la práctica misma de la fe. En este contexto se desarrollaron miradas críticas a la Iglesia institucional del Vaticano.
Los primeros que criticaron a la Iglesia proponían mayor coherencia entre la práctica de la fe y la teoría teológica. La Iglesia vendía prebendas y beneficios solo a las personas que podían comprarla, y quienes la criticaban acusaban que muchos obispos no habían pisado jamás sus obispados y recibían rentas, mientras la Iglesia cobraba. Estas cuestiones hicieron entrar al Vaticano en una profunda pérdida de credibilidad.
En 1517 el Papa León X decidió erigir la Basílica de San Pedro y para cubrir los gastos impuso las llamadas indulgencias, que consistían en un mecanismo mediante el cual el Papa entregaba al creyente, a través de un documento, gracia y perdón de sus pecados, y a cambio de esto, el católico pagaba una cantidad de dinero determinada.
La Reforma de Lutero
Esta situación desacreditó claramente a la Iglesia, y en 1517 Lutero pone en discusión en la capilla de Wittemberg la licitud de las indulgencias, concluyendo que era ilegítima su venta. Los dominicos lo denuncian a Roma y León X firma una bula poco aclaratoria. Lutero responde haciendo una crítica total al sistema religioso: niega a los sacerdotes su papel de intermediarios, propone la interpretación personal e individual de la Biblia, rechaza los sacramentos como formulismos vacíos y afirma que es la fe y no sus obras la que salva al ser humano. En 1520 el Papa excomulgó a Lutero quien replicó quemando públicamente la orden papal.
Muchos príncipes alemanes y masas de campesinos se volvieron adeptos de Lutero, quien predica una iglesia pobre y señala que el Estado, como representante del pueblo, se hará cargo de las riquezas de la Iglesia y serán los campesinos quienes ocupen las tierras de obispados y abadías. De esta manera, coinciden los intereses religiosos y anhelos de reformas sociales de una gran parte de los alemanes. En general, los seguidores de Lutero consideran a este cristianismo más puro y más cercano al mundo real. De hecho, por ejemplo, los clérigos protestantes tienen permiso para contraer matrimonio.
Fuente:http://www.educarchile.cl/Portal.Base/Web/verContenido.aspx?ID=133221&pt=12